ÚLTIMAS NOTICIAS

A favor de las candidaturas ciudadanas, pero...


Los partidos políticos funcionan a través de un exclusivo sistema piramidal. Por tal motivo, y en muchas ocasiones, un candidato, dirigente o militante destacado puede no tener la preparación académica requerida para cierto cargo público.

El sistema político de cualquier país evoluciona cuando los ciudadanos obtienen mayor interés y participación en la cosa pública. Pero este incremento de oportunidades y participación exige necesariamente que también la ciudadanía mejore en su preparación académica o nivel cultural.

Por supuesto que este periodista está a favor de las candidaturas ciudadanas o independientes. Sueño con ver a científicos en dependencias de carácter ambiental, como lo fue en su momento la SSAOT.

¡Qué sería de México si a las comisiones de Ciencia o Cultura en la Cámara de Diputados llegarán verdaderos científicos dispuestos a incrementar el valor intelectual de nuestro país!

No es que no haya profesionales en los partidos políticos destacados en áreas muy específicas del conocimiento humano. Lamentablemente, como sucede en todo México, las lumbreras intelectuales no abundan ni entre los lobotomizados por el fútbol ni entre los políticos fanáticos de su instituto que solo obtienen sus cargos como premio a las reverencias que hacen a otros actores en mejor escalafón de dicho sistema piramidal.

En teoría, las candidaturas independientes abrirían espacios en los diversos ayuntamientos y congresos del país, incluso entre los cargos ejecutivos. Por ello, creo que es lamentable que en Puebla fueran legislados los bloqueos a estas candidaturas.

Pero el columnista Mario Alberto Mejía tiene mucha razón en señalar que muchos de los inconformes con la referida legislación no son plenamente ciudadanos, al menos no en lo más puritano del concepto.

Escribí al principio de esta columna que México tendría un mayor desarrollo científico o tecnológico, por ejemplo, si investigadores llegaran a cargos públicos aprovechando la reforma electoral. El presupuesto destinado a la tecnología, además de otras iniciativas para promover la ciencia aplicada, sería defendido con vehemencia por estos hipotéticos legisladores.

En los Países Bajos el gobierno privilegia a los estudiantes y a las universidades que promueven la ciencia y la tecnología sobre los que solo contribuirán al sector terciario de la economía, es decir, los bienes y servicios.

Tal vez podríamos ver algo así en México con diputados ciudadanos que hubieran consagrado toda su vida a la ciencia o a la cultura.

Cuando en Puebla las protestas contra la reforma electoral están motivadas en circunstancias de carácter político partidista hay que describir con precisión la complejidad del problema.

En México, como sucede en otros países con subdesarrollo o al menos con una reducida evolución social, los candidatos ciudadanos en realidad no son más que pantallas.

Estos candidatos representan los intereses de alguno o algunos de los partidos con la intención de atacar a tal o cual candidato.

Los institutos políticos tienen, de esta manera, un ala de ataque lista para su uso en las campañas.

Dichos "candidatos ciudadanos" se convierten en los golpeadores de los partidos más grandes, tanto de los que están en el poder como de los que no.

El buen @Quintaman describió correctamente los intereses políticos detrás de los inconformes con la reforma electoral en Puebla; más yo creo que, a pesar de estas evidentes motivaciones (evitaré ser categórico, pues no creo que todos las tengan), la reforma es demasiado estricta y no contribuye a la evolución de nuestro sistema político.

Si para los "candidatos independientes" que tienen un patrocinador político les será muy complicado obtener el numero necesario de firmas para alcanzar la referida postulación, ¡cuánto más para el verdadero ciudadano interesado solo en la contribución de sus conocimientos para el sistema de gobierno!

Como sucede en cualquier circunstancia de la vida, más aún en las de naturaleza política, las cosas son más complejas que un sí absoluto o un no rotundo.

Las candidaturas independientes y otros esquemas de participación deben ser promovidos y defendidos para heredar un mejor sistema político a las próximas generaciones. ¿Quién sabe?, tal vez en 10 años los mexicanos ya seremos capaces de leer más de dos libros anuales y nuestra sociedad producirá suficientes intelectuales para que estos se integren al sistema de gobierno. Por la defensa de ese futuro, creo que fue un error el bloqueo que hizo el Congreso local a los candidatos ciudadanos y  a los "ciudadanos".

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.