ÚLTIMAS NOTICIAS

Cómo Moreno Valle conquistó al PAN (primera parte)


Los tres primeros años del sexenio morenovallista pueden considerarse como los de la conquista del PAN. Originalmente, el gobernador llegó al Senado de la República con el aval de muchos panistas, pero también con el rechazo de los grupos más duros este partido. Luego de que se convirtiera en el precandidato de Acción Nacional al gobierno del estado, esta oposición quedó manifiesta en la figura de Ana Teresa Aranda Orozco. No obstante, en ella y su grupo fueron derrotados de manera desastrosa.

La principal batalla sería, sin embargo, la que libraría contra el gobierno de Mario Marín y el PRI, logrando por primera ocasión la llegada del PAN al gobierno del estado de Puebla. Para entonces la Organización Nacional del Yunque se convirtió en la aliada del candidato a gobernador. El entonces dirigente del partido en el estado, Juan Carlos Mondragón Quintana, era el principal representante de esta organización de ultraderecha que colaboró con el hoy mandatario estatal.

Claro que esta ayuda no fue gratuita. Antes, fiel a su costumbre, la Organización Nacional del Yunque negoció distintos cargos para los militantes de su sociedad secreta. Entre ellos, el del apoyo irrestricto al hoy alcalde Eduardo Rivera Pérez. Al interior del PAN compitió por la candidatura a la presidencia municipal con el exsenador Humberto Aguilar Coronado. Con el apoyo del estructura morenovallista y con ayuda de los militantes del Yunque, Rivera Pérez se convirtió en candidato a presidente municipal y, posteriormente, en alcalde electo.

Pero luego de que Moreno Valle ganara el gobierno del estado comenzaron los desacuerdos entre la Organización del Yunque y la administración estatal. El principal reclamo, en principio, fue el de señalar que el mandatario no era un panista de raigambre, como sucede con otros políticos emanados de las principales familias creadoras del Yunque y conquistadoras del PAN. Sin embargo, aunque éste fue el reclamo "oficial", en realidad la molestia se debía a la falta de empleos ofrecidos desde el gobierno del estado a los militantes del PAN.

Así, aunque los yunquistas habían arropado a Moreno Valle en 2006 cuando contendió por el Senado de la República, dándoles la victoria, ahora lo señalaban como un priista arropado por el PAN. Este discurso se mantuvo entre los panistas más críticos hasta la fecha, pero desde la candidatura al gobierno del estado, Moreno Valle logró establecer lazos con el panismo federal que lo convirtieron en uno de los albiazules más comprometidos con el partido, con el expresidente Felipe Calderón Hinojosa y con el grupo político de este.

Los cargos en el gobierno del estado que obtuvieron los panistas que militan en el Yunque fueron entregados desde la Secretaría de Competitividad Trabajo y Desarrollo Económico. El resto de los militantes del sector económico o empresarial de la Organización encontró empleo en esta área. El gran contingente de militantes políticos se concentró en el ayuntamiento de Puebla a cargo de Eduardo Rivera Pérez. Así, a causa de los empleos concedidos, el panismo se dividió entre los simpatizantes del alcalde que al mismo tiempo son militantes del Yunque y el nuevo grupo en ascenso que logró el gobierno del estado y agregó al resto de panistas que no militaban en la Organización. Yunquistas contra morenovallistas.

El primer gran triunfo de Moreno Valle sobre el Yunque ocurrió en su primer año de gobierno. Sin el conocimiento de la operación que puede ejercer un gobierno estatal, los generales de la ultraderecha poblana no calcularon la proyección que el mandatario tendría a nivel nacional. Entre las obras inauguradas, los proyectos establecidos y sobre todo la capacidad de relaciones con los dirigentes de cuatro partidos políticos, Nueva Alianza, Movimiento Ciudadano, de la Revolución Democrática y Acción Nacional, quienes le acompañaban a todos los eventos que organizaba el gobernador, la figura de Eduardo Rivera fue perdiendo poder e influencia.

Por años, la Organización obtuvo cargos para sus militantes desde la vía plurinominal. En Puebla, los empresarios que militaban en el Yunque preferían hacer negocios con el poder, aunque fuera el PRI. Ejemplo de ello es el Centro Expositor y de Convenciones y la Vía Atlixcáyotl. Ambas obras fueron ejecutadas por empresarios pertenecientes a la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción en tiempos de los presidentes Armando Adame Sosa y Claudio Valdez García Teruel. Los dos, militantes del Yunque, favorecieron a las constructoras de los empresarios de esta sociedad secreta con ambos contratos millonarios.

Las grandes familias del Yunque no tuvieron ningún rubor en negociar directamente con los mandatarios del PRI. En el terreno político, el PAN lucía crítico del gobernador o de las autoridades tricolores, pero siempre había posibilidades de negociación, como dejó claro Eduardo Rivera al aliarse con Pablo Fernández del Campo en la aprobación de la iniciativa de protección a la vida desde la concepción y en la destitución del presidente de la entonces Comisión de Acceso a la Información Pública, todo ello en el año anterior a la contienda electoral de 2010.

Este es el contexto en el que Moreno Valle llega al gobierno del estado y la razón por la cual la Organización esperaba un mayor control de posiciones, cargos políticos, concesiones de obras y becas para sus militantes, pues los líderes del Yunque constantemente mandan a sus militantes a distintos países para capacitarse en diplomados y maestrías con la intención de premiarlos y posteriormente incluirlos en la vida política del PAN o de alguna otra instancia.

Pero el gobierno de Moreno Valle fue plenamente distinto al de las administraciones yunquistas. Con funcionarios especializados en las áreas de la administración estatal, y procedentes del llamado "Grupo Finanzas" que habían acompañado al gobernador desde su gestión como secretario de finanzas, Rafael Moreno Valle trazó dos rutas de desarrollo para Puebla: la conquista del cluster automotriz a nivel nacional y el desarrollo del turismo en Puebla. Durante el primer 16 septiembre, una fecha justamente turística, Moreno Valle marco de inmediato distancias con la Organización: Eduardo Rivera ni siquiera apareció en el balcón del Palacio Municipal para "dar el grito". En aquel primer año ese fue el pináculo del distanciamiento entre los orgánicos y el grupo del mandatario estatal.

Luego de un primer año de gobierno exitoso para el mandatario Moreno Valle, pues en medios comunicación nacionales le comenzaron a denominar como presidenciable, y desastroso para el alcalde Eduardo Rivera, quien no pudo concluir siquiera 300 de las 1000 calles que prometió en campaña y se distanció no solo políticamente sino también en la ejecución de recursos —el gobierno ofrece hasta ahora a los alcaldes el programa peso a peso para la construcción de obras, en el cual el edil Rivera Pérez no participó en aquel primer año—, la Organización decidió retomar la estrategia de restablecer las relaciones con el mandatario estatal de cara a la elección de 2012.

Para septiembre de 2011, luego de más de un año de ataques del Yunque hacia el gobierno de Moreno Valle, una comisión especial nombrada por el Comité Ejecutivo Nacional del PAN, estableció una serie de encuentros para poner paz entre ambos grupos y al mismo tiempo comenzar a sentar las bases para la designación de los candidatos al Senado y a las diputaciones federales.

En la elección de 2012 participaron como candidatos al Senado Javier Lozano Alarcón, impulsado por el grupo del gobernador y del calderonismo, y Augusta Valentina Sánchez Díaz de Rivera, representante de la ultraderecha poblana. Los comicios, sin embargo, fueron ganados por la candidata del PRI, Blanca Alcalá Ruiz y su compañera de fórmula Lucero Saldaña, con lo cual Lozano Alarcón ingresó a la Cámara Alta, pero Sánchez Díaz de Rivera se quedó sin cargo.

Las confrontaciones entre el Yunque y el gobierno morenovallista causaron la debilidad suficiente como para que el PRI ganara el Senado, la última posición de poder que tendría el expartidazo, aunque las diputaciones federales fueron ganadas por el PAN. En consecuencia los generales de la Organización decidieron hacer de lado sus diferencias con Rafael Moreno Valle, cuya influencia crecía a nivel nacional entre el gabinete saliente y los gobernadores entrantes. La proyección que logró Puebla con el aniversario de la Batalla del 5 Mayo le dio al gobernador la pieza final de la estrategia de expansión de Puebla y de la conquista final del PAN.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.