ÚLTIMAS NOTICIAS

¡Increíble! Coppola filmó EL PADRINO para salir de deudas



Francis Ford Coppola no quería dirigir El Padrino. Lo que pasó fue no le quedaba más remedio: con 31 años y una carrera en el mundo de la serie B, el director estaba endeudado hasta las cejas por haberle producido THX-1138 a su amigo George Lucas, con lo que aceptó dirigir un filme que había sido rechazado por Sergio Leone y Peter Bogdanovich.

La razón de Robert Evans para elegirle fue, según sus palabras, que una peli de mafiosos dirigida por un italoamericano sería “lo bastante realista como para que se oliesen los espaguétis”. Y, claro está, que Coppola cobraría poco: su principal acreedora era la propia Paramount.

Un productor ‘de la casa’

Robert Evans y el productor Albert Ruddy se la jugaron, pero bien, vendiéndole el proyecto al mandamás de Paramount, Charles Bluhdorn. Este millonario australiano, cabeza del grupo Gulf+Western, había adquirido el estudio en 1966, y era muy aficionado a imponer su ley a gritos y garrotazos.

Sabedor de los rumores que vinculaban a Bluhdorn con los altos mandos de la ‘Cosa Nostra’, Ruddy presentó El Padrino de forma muy arriesgada: “Charles, quiero hacer una película fría y terrorífica sobre tus amigos”, le soltó. El magnate casi le suelta una galleta de las suyas, pero dio luz verde al filme.

Una producción de serie B

En números rojos y buscando locamente un taquillazo, Paramount quería una película de presupuesto ínfimo, rodada a toda prisa y en la cual (a fin de ahorrar costes) se trasladaría la historia de los años 40 a los 70. Justo entonces, Coppola comenzó a dar muestras de quién era en realidad: no sólo se empeñó en mantener la época original, sino que celebró su nombramiento como director con un crucero en transatlántico.

Acaparando para él solo el restaurante del navío, Francis comenzó la escritura de un guión que costaría mucho más de lo previsto: finalmente, la película requirió el equivalente actual a 27 millones de euros, a lo largo de 6 meses de rodaje.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.